¿Cómo gestionar rabietas?

by adminmll5
401 views
gestión de rabietas

gestión de rabietas

 

A todos nos ha pasado en alguna ocasión, si tenemos niños pequeños, que hayan cogido una pataleta por cualquier motivo, en la mayoría de situaciones, injustificado para los padres. Si esta situación ocurre en tu domicilio, es más fácil de hacerle frente, pero no siempre ocurre así. Por poner un ejemplo, basta con estar paseando por un centro comercial para que tu hijo vea una cosa que quiere. Basta con que no se lo quieras comprar para que el niño pille una rabieta y sea difícil de calmar, llamando la atención de todo el mundo a tu alrededor.

Según los expertos, las rabietas son parte normal del desarrollo de los niños. Sin embargo provocan un desgaste en los padres, sobre todo cuando sienten la presión y el juicio de gente alrededor. Por eso, vamos a plantearte varios consejos que quizá puedan ayudarte a controlar mejor estas situaciones:

1- Intenta no enfadarte, ni gritar ni amenazar. Hablar con tu hijo o hija con firmeza y cariño es la mejor opción para que te escuche.

2- El niño puede estar frustrado y lo único que hace es quejarse. Tu postura debe ser firme, pese a las quejas. Puedes decirle cosas como: “Puedes enfadarte, sé que estás enfandado, pero no puedes pegar o hacer daño.”

3- Si se alarga la rabieta, una buena opción es separarte un poco de él y darle a entender que no sirve de nada alargar su pataleta. Vigílalo para que no se haga daño ni rompa nada. Cuando se calme, hablas con el y le dices que debe hablar bien sin tratar mal a los demás.

4- Cuando esté más calmado, puedes ofrecerle alguna alternativa más realista para que no se bloquee en su frustración. Puedes comentarle de ir a tomar un helado o comprar algún dulce.

Eso sí, es importante que el niño no obtenga lo que deseaba, ya que sino habrá aprendido que si patalea, llora y se queja, consigue que cambies de opinión y consigue lo que quiere. Hay que transmitirle, en cambio, que si está enfadado, puede llorar y desahogarse para liberar su frustración, pero nunca va a ser el modo correcto de conseguir que un “no” se transforme en un “sí.”

No hay que razonar durante el enfado, la lógica y el uso de la razón solo funcionarán cuando esté calmado. Será el momento de explicarle el porqué del “no” y cómo aprender a controlar esas rabiertas. Ya que es eso, un aprendizaje que no es nada fácil para los niños. Es muy importante también no dar importancia a lo que digan otras personas e intentar alejar al niño del grupo o “corrillo” que se forme  alrededor para evitar que crea que está en ridículo.

En Muñecas Llorens nos preocupamos por los niños, por eso creamos muñecos y muñecas adaptadas a ellos. Pueden servir también de refugio tras una rabieta y ayudar a que se calmen. ¿Tienen tus hijos ya su muñeca Llorens?