El juego simbólico: Jugando a ser mamá y papá

by adminmll5
484 views

En este artículo desarrollado en colaboración con nuestro equipo pedagógico, te hablamos de lo bueno que es estimular el juego simbólico durante el crecimiento del niñ@.

Cuando observas a tus hijos jugar a papás y a mamás, a repartirse roles y cuidar de sus bebés y muñecas.. estás observando cómo poco a poco están creciendo interiormente a través del juego simbólico:

Te explicamos qué es y los mecanismos que usan tus hijos a la hora de jugar y lo beneficioso que es para ellos. El niño o niña se junta con sus amigos y decide representar situaciones reales durante el juego. Digamos que crea sus propios mundos de juego de fantasía y vive experiencias  en ellos.

El niño o niña, durante su crecimiento, se va haciendo consciente que puede jugar a ser otras personas (¡Como papi o mami!) y descubre que hay diferentes formas de pensar y sentir. Empieza a “simbolizar”, creando situaciones que combinan hechos reales con su hechos de su propia imaginación:Nuestro día más común, para ellos es vivir algo extraordinario y diferente.

Cuando está jugando a bañar o dormir  a un bebé, en ese momento, juega a ser la mamá o papá de la muñeca y se siente así: Lo mima y lo cuida, igual que su madre o padre lo mimó anteriormente.

Según la edad del niño o niña hay distintas fases del juego simbólico:

Fases del juego simbólico:

 2- 3 años: Juega solo, simboliza acciones que observa en su entorno, y la traslada a su juego con otros objetos. Por eso les encanta tener muchos objetos, ropa y detalles para jugar.

4 – 5 años: Comienza el juego simbólico colectivo y cada vez requiere más contacto con la realidad y su necesidad de compartir experiencias y juegos con otros compañeros. Este sería el caso cuando juegan varios niños: “Tú eres la mamá, tú el papá y tú la tía.” Este tipo de escenas en las que se reparten los roles son muy enriquecedoras para los niñ@s. El juego simbólico además ayuda a la adaptación y normalización de nuevos modelos de familias.

Los beneficios, por tanto son incalculables, de ahí la necesidad de que todos los niños y niñas tengan juguetes y muñecas que le ayuden a expresarse y refuercen este tipo de juego.

  • Favorece el análisis y comprensión del mundo.
  • Desarrolla su imaginación.
  • Favorece su desarrollo cognitivo, al relacionarse el juego y el lenguaje.
  • Permite al niño y a la niña simular situaciones reales y vivirlas de forma ficticia.

Ahora es tu turno: Es importante reforzar este tipo de actividades y que los más pequeños puedan desarrollarse emocionalmente a través del juego, animandoles a crear situaciones nuevas y divertidas… ¡No olvidemos que están jugando!